domingo, 26 de abril de 2009

6 meses de enredos...



Tengo que buscarme otra casa. Se me acaba el contrato y no quiero renovarlo, en fin, no puedo renovarlo pero digamos que no me viene mal del todo: me han subido el precio del alquiler y es demasiado para mi, con mi sueldo de recepcionista del Museo de Arte Contemporáneo no doy para más. A veces poso en la escuela de Bellas Artes, como modelo para los estudiantes de pintura. Me lo ofreció mi profe de volumen cuando fui a contarle que dejaba el curso a medias, por falta de pago. Aún así no pude mantener la escuela mucho tiempo. Quiero ahorrar para pagar la matrícula del curso que viene. Ahora hago de modelo y tampoco puedo quedarme en mi apartamento, se me comen las facturas... Es pesado estar tanto rato quieto, ya he superado aquello de que me observen porque sólo ven perfiles, sombras, volúmenes, ni siquiera me siento cohibido ya y me pagan bien. Pero no lo suficiente para seguir en un apartamento en el centro...

También he pensado en re-alquilar una habitación... no es que me sobre, tengo dos y el salón. Pero podría trasladar todos mis artilugios de pintura a mi dormitorio y buscar alguien para compartir el piso. Ya lo hice una vez, no salió bien, no salió mal, bah, depende de como se mire. Era una chica que hacía un postgrado, bueno, ya lo había acabado... En realidad vino a entregar no sé qué o a leer un informe final o a examinarse de algo que quedó pendiente. Bueno, la cuestión es que se quedaba sólo tres meses y necesitaba una habitación. Me lo dijo una compañera de clase, nos presentaron y se vino para casa.

Al principio todo bien, era una chica muy estudiosa y tranquila. Nos respetábamos los espacios y los silencios. Nos repartimos los estantes del frigorífico y los del armario del baño.

Llegó mi cumpleaños. Era entre semana y estaba cansado para salir por ahí después de una sesión de estatua. Había quedado con los amigos para celebrarlo el sábado siguiente pero ese jueves estaba solo. Me preparé unos espaguetis y me asomé a su puerta. Le pregunté si había cenado y la invité a hacerlo conmigo. Nunca me había fijado demasiado en ella, no meticulosamente, pero ese día me gustó cómo se quitó las gafas y se puso la sonrisa... Me sentí bien y nos contamos la vida. Le dimos al whisky y acabamos en mi cama que era más grande que la suya.

Acabó su curso y se volvió a su país y a su novio. A su vida ordenada.

Era una mujer excelente, nos seguimos escribiendo, pero yo sigo sin poder pagar el alquiler...

Empecé a darme cuenta de que la vecina de arriba existía cuando pensé en dejar a mi novia del último año y medio. Aunque estaba enamorado de ella, algo que me rondaba la cabeza desde que me aseguró que no podría irse a vivir nunca con un hombre que no ganara más que ella. Se me descuadró el cerebro aquella noche. Cuando nos conocimos en la feria de arte donde expusé algunos cuadros, "mi toque de bohemio" fue lo que le atrajo de mi o, al menos, eso dijo. Un año después, eso mismo fue lo que la estaba apartando. Le dí vueltas durante meses sobretodo cuando me invitó a compartir la comida de Reyes con su familia...Un intento de integrarme y no avergonzarse de mi. La amaba, pero ahí lo tuve claro... Lo dejamos, de "mutuo acuerdo".

En eso estaba cuando descubrí a la vecina de arriba. Que sí jijí-jajá en el ascensor, que si espera que te enciendo la luz de la escalera o te sostengo las bolsas de la compra mientras sacas las llaves... Una tarde pasó a tomar un té, le gustaron mis cuadros. Vive en el 6ºB, yo en el 5ºB. Las paredes son de papel... Yo oía su taconeo, ella mis gritos cuando follaba con mi novia. Me confesó que ella sí se había fijado en mí, que sentía curiosidad por saber quien era ese tipo tan... expresivo. En fin, lo siguiente fue decirme se había masturbado en alguna que otra ocasión con la fantasía de que era ella la que compartía mi cama.

La confesión me excitó y nos líamos...Aquella noche fue de locos.

Nos abrazamos y nos alegramos la vida. Sabe que no hay más que lo que hay, o eso fue lo convenido entre nosotros, y no me he enamorado.... Pero creo que el pacto no se está "cumpliendo". Me estoy empenzando a hartar de tenerla merodeando -casualmente- cada día. Varias veces al día. He hablado con ella sobre cómo empezó esto y cómo nos interesó a los dos, pero se pone muy nerviosa si traigo a alguna amiga a casa... Y me pide explicaciones de con quién entro y salgo. Hace poco me "exigió" que descolgara un cuadro que me regaló una amiga que conozco hace 5 años. No lo quité y eso nos enfrentó verbalmente.

La he cagado, siempre dije que no me líaría con una vecina. Es difícil distanciarse de alguien cuando no puedes ni siquiera poner paredes por medio para sosegar los ánimos.

Así que estoy buscando un nuevo apartamento más económico. Estoy pensando en matricularme el curso que viene en cuarto. O irme a Pulau Babar a visitar a un amigo de la infancia que vive allí y, ahora que tengo práctica en inmovilidad, hacer la plancha durante un tiempo...


19 comentarios:

Reina dijo...

y es la segunda que vengo hoy a tu blog; es la segunda vez que leo tu relato, pues me ha encantado y sorprendido al mismmo tiempo. Casi siempre escribes pocas lineas (buenas y algo complicadas). Hoy ha sido completamente distinto y ha valido la pena: muy bien narrado y ese sutil sentido del humor...

Un besazo, Javi

moderato_Dos_josef dijo...

Que tú vinieras a leerme y yo tuviera la ocurrencia de volver a hacerlo contigo sido lo mejor que me puede haber pasado. Si lo que relatas son tus vivencias personales ¡son de relato!Son tan fascinantes como era mi vida hace unos años, con enredos, trabajos de arte y el arte entremezclado con tu vida de sexo y vecinos extraños o que se meten en tu casa. Simplemente estás viviendo, ahora yo estoy en vía muerta. Solitario, soltero, encerrado en un chalé, en el paro, y escribiendo cosas cada vez más impersonales (de vez en cuando aflora un relato de mi niñez como el que leíste)pero aquí sigo, paralizado por una inoperancia extraña y sin dejar de escribir con la inseguridad de que esta étapa acabará (simplemente es un etapa) igual que tú saldrás de tus apuros, que narras de una forma fresca e incluso en ciertos pasajes vista con un humor ácido. Teienes la facilidad sino el don. Excelente relato! Hasta siempre.

María dijo...

Hola, amigo, cuánto tiempo sin leerte, has estado parado, y me alegro mucho que vuelvas renovado con energías para seguir escribiendo, te agradezco mucho tu visita a mi blog, y espero que no nos abandones de nuevo, leerte, es una maravilla, me encanta como escribes tus relatos, y también la música que has puesto en el vídeo.

Lo que has narrado le puede ocurrir a cualquiera, gracias por compartir tus escritos.

Un beso, amigo, y por favor, no te vuelvas a ir.

Silvia_D dijo...

Uyss qué peligro!!! vaya pillada!!

Suele ocurrir!! Me ha gustado muchooo como relatas, niño y espero tener el placer de leerte más cositas.

Muchos besos y feliz semana!!

Marimé dijo...

Si, mucho más narrativo y muy bien. Aunque debo confesar mi debilidad por lo lírico.
Texto con desasosiego subyacente. Lo mejor: algunas imágenes que definen situación (anteojos por sonrisa, whisky hasta cama, oído como nexo hasta la invasión). Bien, Mares.

Manu Mara dijo...

Ánimo, amigo!!

ybris dijo...

Oye, qué bonito vídeo. Casi me distrae del relato.
Pero es un relato estupendo para quienes tienen alma de bohemio impenitente y contumaz.
Decididamente mucho mejor cambiarse de apartamento...
y/o hacer la plancha durante un tiempo (después, claro, de habernos arrugado antes).
Abrazos

Maria Coca dijo...

Si, es un relato distinto a lo que sueles escribir. Y me gusta cómo expresas con naturalidad miles de sensaciones que te rondan la cabeza. Tu vida, tus circunstancias... A veces la vida se complica sin contar con nosotros. A veces todo cambia pero en ese cambio está la clave que nos llevará a otras claves. En fin, para no liarme más: vive tal te gusta vivir. Es tu vida.

Besosss

Diego dijo...

Seré sincero: como relato de diario íntimo, de anecdotario; o como desahogo espiritual sin mayor pretensión que compartirlo junto a amigos, el texto está bien. Como "enredo"... pues no me ha llenado, quizá porque me acostumbré a la poesía de los otros, los primeros, aquellos con los que te conocí en este mundo. Pero quizá soy yo que aún no me he acostumbrado a tu cambio brusco de registro. En ese caso, paciencia por favor. Un abrazo.

escorpiona dijo...

Suerte en la búsqueda...

Saludos

Chau

Perséfone dijo...

Si que han estado enredados estos meses sí. Esperemos que los cambios no s ehagan demasiado duros y, por supuesto, que se produzcan siempre a mejor.

Ánimo y mucha suerte.

Un abrazo.

Sonita dijo...

involucrarse a veces trae sorpresas... beunas y malas! me encantó este relato que nos transporta por un pedacito de vida, de amor(es)..
un dulce saludo.

lola dijo...

Bueno, pues entonces debes de cambiarte de "depa", para no tener que dar explicaciones a nadie, viva la libertad.

Saludos.

AlmA :) dijo...

Sencillo... tal cual... como el día a día de la vida que a veces puede ser un cuento y otras...una pesadilla...


te dejo un beso

Miriam Márquez dijo...

¿Te marchaste? Besos.

María José dijo...

Hola Javi:

Había perdido tu enlace. Te recupero de nuevo.

Yo no tengo mucho tiempo de bloggear, con cuatro blogs es difícil.

Me ha gustado leerte. Ignoro si es un relato autobiográfico o no. No obstante me ha gustado.

Negarse a casarse con alguien porque tenga un sueldo inferior al propio me parece una idiotez.

Un saludo, Mª José

almadeangel dijo...

Que lejos ..y que cerca estabas a la vez...yo hice un paron pero que se ha convertido en un stop definitivo.
besos

almadeangel dijo...

...el blog ncio por una razon de ser, que ya no existe,tendria que encontrar otra...de todas formas..vuelve tu tambien¡¡¡

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Gracias por compartir!! Siempre un grato placer pasar a leerte!!

Besos y muchos abrazos de luz!!

Beatriz